Saltar al contenido
Blog Innovación y Tecnología

Scrum no es para Startups

Las Startups son organizaciones muy especiales. Puedes encontrarlas en un garaje o en una oficina de una gran multinacional. Pueden tener como único equipo un par de chavales saltándose las clases de la Universidad o un equipo más amplio de grandes expertos y profesionales con años de experiencia. Pueden tener como únicos fondos unos miles de euros que han conseguido de FFF (Friends, Family and Fools) o el soporte de un gigante como Google o General Electric. Pero todas ellas tienen algo en común, “son organizaciones que están tratando de averiguar que quieren ser de mayores”.

Dicho de modo más formal según Eric Rise (El método Lean Startup)una Startup es una organización diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema.

Traducido a cristiano significa que una Startup es una organización que se CREA (por unos emprendedores o por una gran compañía o administración) en base a una IDEA de un nuevo producto o servicio bajo la HIPÓTESIS de que se va a vender a unos determinados CLIENTES y que estos van a PAGAR por ello lo suficiente para que el MODELO DE NEGOCIO sea un ÉXITO.

Pues bien, ya os puedo decir que el 90% de Startups (95% de Startups internas a una empresa) fracasan en dos años.

Y os preguntareis ¿cómo es posible?… con lo bien que sabemos gestionar proyectos, con todas las metodologías, experiencias y herramientas que tenemos (incluidas las metodologías Ágiles como Scrum).

Pues os lo explico. Todas estas metodologías están orientadas a gestionar un proyecto. Es decir, a hacer realidad una idea que tengo muy bien definida. O aunque al inicio no la tenga del todo clara, a lo largo del proyecto puedo ir resolviendo esas dudas y si uso una metodología ágil como Scrum, el proyecto me lo permite sin sufrir contratiempos.

Sin embargo, una Startup no sabe lo que va a crear, la IDEA inicial es solo una propuesta. No sabe como lo va a vender ni a quien, lo único que tiene solo son suposiciones, no sabe si lo que va a construir alguien lo va a comprar. Todo de lo que parte e proyecto son hipótesis.

En una Startup no hay certezas, solo hay DESCUBRIMIENTO y APRENDIZAJE. No valen las suposiciones, solo cuenta lo que se demuestra que funciona. Y por lo tanto hay que encontrar lo que funciona cuanto antes. Cualquier producto, funcionalidad o actividad que se haga en un proyecto y que no sea validada en el mundo real es un DESPERDICIO.

Y la palabra desperdicio nos lleva a LEAN.

No hay mayor desperdicio que desarrollar un producto fantástico, de una forma totalmente exitosa, utilizando una metodología ágil como Scrum, habiendo sido un éxito de proyecto y habiendo invertido un montón de dinero, si al final el producto no lo compra nadie.

Para evitar el súmmum de los desperdicios en un proyecto, que nadie quiera el producto, tenemos el Método Lean Startup de Eric Rise, que es una magnifica herramienta para que una Startup aprenda de forma rápida de sus clientes, quienes son, que quieren, cuáles son sus necesidades, sus problemas, cual puede ser la solución y si están dispuestos a pagar por ella.

Pero volvamos al título del artículo, “Scrum no es para Startups”. ¿Por qué sostengo esto?

Scrum es un modelo o Framework que soporta la creación de buenos productos en base a fantásticos equipos humanos. Pero Scrum presupone que hay alguien que sabe como es el producto que debe de ser construido. Esa persona del equipo es el Product Owner (PO). El es el responsable de acertar que aquello que se va a construir tiene las funcionalidades que los usuarios y clientes van a demandar.

Acertar en las características del producto puede ser relativamente fácil si el producto que se va a construir tiene como clientes a usuarios internos a la organización (con los que de alguna forma el PO pregunta, discute y acuerda sus necesidades) o incluso a clientes conocidos (a los que el PO puede acceder de alguna forma a través de encuestas o análisis de comportamiento), pero no es viable si no tengo acceso a los clientes, e incluso si no sé quiénes son o que necesitan.

Esa incertidumbre extrema es donde se mueve una Startup y donde Lean Startup saca a relucir sus ventajas.

Una Startup necestita un framework de trabajo que:

  • Permita incluir en el framework al usuario/cliente como parte integrante de este.
  • Incorpore el MVP (Mínimo Producto Viable) como parte del framework.
  • No limite los ciclos a espacios de tiempo fijos de 2 o 3 semanas. Dicho de otra forma, elimine los sprints.
  • Substituya el concepto de Historias por el de Hipótesis (los esfuerzos no están orientados a construir las historias de usuario, sino a validad las hipótesis sobre la idea).
  • Permita tareas de tamaños muy diversos (desde horas a meses).
  • Permita incorporar nuevas tareas y eliminar otras de la lista en cualquier momento.
  • Incorpore el concepto de congelación de tareas y su recuperación.
  • Permita un modelo de pruebas y validación de hipótesis rápida y efectiva
  • Incorpore una contabilidad del conocimiento validado (medir la velocidad de proyecto no tiene sentido). Utilice una herramienta de contabilidad para darle un valor económico al conocimiento validado (tanto las hipótesis acertadas como fallidas).
  • Entienda que el proyecto no tiene un crecimiento lineal ni evoluciona incrementalmente. Debe incorporar puntos de decisión (continuar/pivotar), los cuales no se tienen porque dar cada 3 semanas.
  • Incorpore un modelo de KPIs, medida y validación de estos, orientados a las hipótesis a validar.
  • Utilice métodos visuales como Kanban para la gestión de la carga de trabajo del día a día. Kanban es muy sencillo y se ajusta muy bien a entornos muy cambiantes y con feedback rápido, pudiendo cambiar las tareas y su prioridad en cualquier momento.
  • Utilice un panel Kanban que te permita visualizar las actividades en estados como BacklogProgreso, Experimentación, Test A/B, Validadas, Congeladas etc.
  • Utiliza un panel de Mapa de Relaciones para tener siempre a la vista la relación entre hipótesis del proyecto (substituye a las historias de usuario), KPIs para medirlas, las actividades de desarrollo en el panel Kanban y las ejecuciones de dichas pruebas.
  • Utilice Scrum para la construcción del MVP si este tiene la suficiente entidad.

Visto lo visto, podemos estar de acuerdo que Scrum no es un framework adecuado a trabajar con Lean Startup.

¿Cuál es entonces el ideal? Pues que yo conozca ninguno. Tendrás que crearte el tuyo… y cuando lo pruebes y funcione…  lo compartes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver la política de cookies aquí.    Más información
Privacidad